Blog

EL AMOR

Al comienzo de nuestra civilización occidentarl, cuando se ordenaron las bases de nuestro pensamiento, Platón preguntó a los amigos invitados a El Banquete:

- ¿Cuál es el origen de ese sentimiento que llamamos amor, cómo explicarlo?

Y Aristófanes, uno de los comensales, respondió de la siguiente forma:

- En el principio, andes de que fuéramos como somos, los humanos no teníamos las formas que tenemos ahora, ni éramos como somos ahora. Aquéllos eran esféricos y redondos. Eran completos y autosuficientes. No tenían fisuras ni carencias. Cada uno se bastaba por sí mismo. No eran ni hombres ni mujeres sino ambos juntos. Eran andróginos.

Los comensales rieron. Aristófanes era conocido por su carácter cómico. En la vida real era un autor de comedias. Caundo las risas le permitieron hablar, Aristófanes siguió su relato.

- Por ser autosuficientes, eran altivos e insoportables. Y por eso fueron castigados. Un día Zeus, harto de ellos, mandó que los cortasen en dos, que los seccionasen. Y desde entonces los unos se vieron necesitados de los otros, buscando cada uno convivir con su otra mitad, justamente la otra mitad amputada.

Los comensales dejaron de reirse y vieron que Aristófanes, a pesar de su aire extravagante, había respondido a la pregunta con un fondo que les dejaba pensativos. Y el cómico concluyó:

- Desde entonces todos los seres humanos se buscan. Buscan la  otra parte que les falta. Y por eso se atraen y cuando se encuentran se abrazan y se besan. Lo que llamamos amor es la consecuencia de ese corte, de esa diferenciación.

                                     (Platón, El Banquete, 188-192, versión libre)

 


Compartir: